Skip to content

Clouds Evolutivos

28 mayo, 2010

En las últimas semanas estoy embarcado en un proyecto de business devlopement para la introducción de Cloud Computing en la mediana empresa (el mid market) del entorno industrial. Esto me ha permitido tener un par de brainstormings y conversaciones informales sobre el tema con algunas conclusiones curiosas que creo interesante compartir aquí.

El Cloud Computing es un concepto complicado para mentes de pensamiento tradicional y asentado en el negocio tradicional. Al menos de momento. La oferta es algo confusa, los proveedores casi innumerables (muchos inmombrables) y de todos los tamaños, formas y colores. Ya sé que hay privilegiados, pero reconozco que al menos yo tengo momentos de confusión cuando intento explicar a alguien porqué un modelo y no otro, porqué un camino y no otro (el Cloud es como los mapas mentales complejos: casi infinitos caminos y posibilidades).

Es difícil intentar ofrecer un sólo modelo de Cloud Computing. Si lo haces, que se puede, estarás yendo en contra de uno de los principios del Cloud: la flexibilidad. Ponerle límites al Cloud público o privado, al externo o ‘on premise’, a unas aplicaciones sí pero a otras no, todo esto no hace más que el Cloud sea cada vez menos Cloud.

Hay que centrarse en cada problemática: cada cliente es un mundo. Si estamos hablando de mid market y de agilidad y flexibilidad, se hace difícil proponer un Cloud privado on premise: le obligas a una inversión en servidores e infraestrucutra que lo hace costoso. Si estamos hablando de Cloud externo, difícilmente será un cloud público, por un tema de seguridad. En todo caso, se refuerza el concepto del Cloud híbrido.

Si no hablamos de un servicio que incluya IaaS, no estamos dando un servicio completo.

Los fabricantes de aplicaciones Cloud utilizan, como uno de sus argumentos, que los accesos a través de estas aplicaciones son mucho menos gravosos para los servidores que las aplicaciones tradicionales (aunque sean web). Por tanto, irse a una nube sin aplicaciones pensadas para la nube, debe significar un coste considerable.

Otra conclusión extraida de las reuniones: no sólo existen tantos clouds posibles como problemas a resolver, sino tantos como personas que piensan en la solución de los problemas. Todos tenemos ideas de cómo debe ser el cloud y estoy convencido de que una de las fortalezas del cloud (y seguramente una debilidad al mismo tiempo) es su naturaleza abierta y libre.

De todo esto extraemos tres corolarios:

El primero, es muy difícil configurar una solución cloud cerrada, al menos mientras no se simplifique el mapa de proveedores. Habrá que definir Clouds evolutivas, que puedan ir modificándose al ritmo de los cambios en la empresa que lo utilice.

El segundo, el Cloud Computing está en plena evolución y ebullición y parece que esta etapa aún durará algún tiempo. Otra vez una dimensión temporal que implica cambio o posibilidad de cambio.

El tercero, constatar que es imposible poner puertas al campo. Y esto puede ser maravilloso, como la vida.

From → Cloud Computing

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: