Skip to content

Quiero un ERP como Facebook

5 noviembre, 2011

TechCrunch publica sobre conversaciones/discursos de Benioff, CEO de Salesforce, su visión, no reciente, de que el software para las empresas debe ser más parecido a Facebook.

Primero alertaba de los peligros de la ‘falsa nube’: no es eficiente, no es democrática, no es abierta. Toda una declaración de principios si lo queremos entender así: libre acceso para todos, open cloud, open source…después reconocía que estaba empezando a ver en Facebook aquellas cosas que él quería, para llegar a la conclusión de que a él le gustaría ofrecer a las empresas soluciones software con las características de Facebook. Es evidente que algo que ha tenido éxito con varios cientos de millones (no sé si ya se habla de seiscientos) de personas, traducido en número de usuarios de procesos de gestión empresarial, tiene un potencial brutal. El origen de Salesforce (Salesforce.com) tenía fundamentos que iban en esta línea, con la diferencia de que Facebook es gratuito y Salesforce.com no. Y curiosamente, es posible que Zuckerberg haya ganado más dinero que Benioff, a pesar de todo. Lo que se merecería una reflexión aparte

Quiero centrarme en este pensamiento de acercar el software de gestión empresarial a Facebook, haciéndolo más social, más ‘en nube’ y más ‘mobile’.

Hay un par de conceptos que se me antojan sencillos de desarrollar y voy a empezar por ellos.

Que los fabricantes de software para empresas están desarrollando soluciones para la nube es un hecho. Con más o menos éxito y acierto. Algunas no sólo desde el aspecto más comercial (ofrecer la solución accesible desde un PAAS o una IAAS), también desde un punto de vista de facilitación tecnológica, es decir, compartiendo determinadas funciones desde la nube, lo que es un gran paso para el fabricante al simplificar la gestión y reducir, significativamente, determinados costes cuya rentabilidad puede ser mucho mayor.

Que las soluciones cada vez más están disponibles para ser visualizadas (incluso parcialmente ejecutadas) desde dispositivos móviles, también es un hecho. Especialmente cierto desde la irrupción de los tablets/iPads.

Pero, ¿qué significa que un ERP sea más social? ¿qué su CRM tenga acceso -si se lo permiten- al perfil de Facebook, o de Linkedin, de nuestros clientes activos o potenciales? Esta es la parte más simple, y la más lejana a los procesos intrínsecos de negocio. Más social (y cercano a los procesos) sería el escenario contrario: que mientras estoy en casa, tuiteando, repasando mi muro en Facebook o contestando los mensajes de mis amigos, o escribiendo un post en mi blog, tuviese determinado acceso a avisos de cosas que están pasando en mi empresa, de manera que de una manera imple (click) pudiese acceder a ejecutar alguna acción si necesidad de dejar de hacer lo que ya estaba haciendo (chafardear en Facebook las lecturas de mis amigos, o sus comentarios respecto de las declaraciones de algún político).

Eticamente se plantearán, posiblemente, temas de privacidad: Si puedo acceder al ERP desde Facebook es porque he aceptado como amigo a un ente que representa a mi empresa y con el que voy a compartir, desde ese momento, mis asuntos más personales (o no). Habrá que ver como se organiza esta parte, pero desde luego, desde un punto de vista de empresa, me imagino un escenario idílico en el que mi departamento de sistemas tiene un contenido absolutamente estratégico, enfocado a la optimización de los procesos, a la mejora del neogocio, independiente de plataformas, sin servidores ni apenas infraestructura. dedicados a la ‘innovación interna’. Tan sólo voy a tener (bueno, en renting tampoco van a ser míos) dispositivos personales (portátiles, tablets, etc) conectados a la red, donde tendré mis licencias de uso de un software que me garantice la privacidad de mis datos, que no precise modificaciones porque se ajusta a mi modelo de negocio de una forma completa, después de una adecuada parametrización que se realizó en pocos días (ya no digo semanas, ni mucho menos meses y la palabra ‘años’ en términos de plazos de implantación empieza a sonar como algo del pleistoceno). Un software que, para utilizarlo, mis empleados no han dejado de hacer su trabajo ya que apenas han necesitado unas horas de formación ya que es tan intuitivo como Twitter o Facebook, con los que está absolutamente embebido (no integrado, no interfaseado). Y si el precio es, además, razonable, el ROI de la implantación ya será la bomba.

Que sea más o menos neural, o más o menos SOA (que sospecho que, en el límite, quiere decir cosas parecidas en términos tecnológicos) será tan solo un accidente previo necesario para el resultado buscado.

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: